03/06/2022

Producciones culturales. Apolo. Arte y mito

Junto a la danza, el teatro y la poesía, la música cobra en el mundo antiguo una importancia única como transmisora de emociones y sentimientos.

De tradición oral, carecemos de datos precisos de cómo podía sonar la música de la época, pero sí nos podemos hacer una idea de los instrumentos que tocaban y del carácter de los ritmos y cantos que realizaban a través de relatos, mosaicos y cerámica: liras, arpas, castañuelas, tumbur, laúdes, panderos… La danza cobra en el mundo antiguo romano la mayor época de esplendor en la época imperial de Augusto, y la difunde en el momento álgido de la romanización de los clásicos griegos. Los bailarines se reintegran en el teatro y música con lenguaje e identidad propios.

El bailarín transmite lo que resulta imposible de realizar en el lenguaje verbal, narrando la esencia de las emociones y sentimientos. En este caso, la armonía y pureza que encarna el Dios mitológico.

En “Apolo. Arte y Mito” recreamos cómo pudieron ser las artes escénicas grecolatinas y sus representaciones sobre las historias mitológicas. El lenguaje de la danza, el teatro de máscaras y la música se conjugan para crear una experiencia conjunta multidisciplinar, llevando la escena con reproducciones de instrumentos musicales de la época, vestuario y coreografías basadas en las representaciones artísticas que se conservan. Hemos querido iniciar este viaje partiendo de una de las piezas más valorados en el museo, “El Apolo de Pinedo “ dios de las artes y de la música.

Estrenamos el día 6 de julio en el Museo de Prehistoria de Valencia a través de la Fundación Instrumentos con Historia de Emilio Villalba y Sara Marina y Armonía Danza, con los bailarines Marco Bendoni y Sherezade Soriano.